02-18.jpg

Oigo el susurro de la tela

de mi vestido

arrastrándose por estos maravillosos caminos de piedras, mis brazos

lánguidos se lanzan en tu

búsqueda, las hojas se

enredan en mi pelo

¡Oh belleza sublime!

No me abandones nunca.